“La memoria de los mozos argentinos, frente a los cambios culturales”

Según un estudio publicado por investigadores argentinos en la revista Behavioural Neurology, los mozos en Argentina tienen una metodología para recordar, que les permite tomar pedidos en distintas mesas y entregar los platos sin equivocarse.

Hoy, la cultura y los cambios generacionales nos han llevado a vivir absolutamente acelerados. Todo es AHORA, YA, RÁPIDO e INMEDIATO. ¿Cuántos de nosotros hemos incluso perdido la capacidad de recordar números de teléfono porque sabemos que un aparato lo hará por nosotros?

Ante esta situación, todavía existen individuos que tienen la capacidad de recordar y retener gran cantidad de información. Los mozos profesionales de La Biela, algunos con 40 años de experiencia, son ejemplo de ello.

Pero ¿Cómo hacen?
Esta misma pregunta se la hizo durante muchos años el mismísimo Facundo Manes, neurocientífico, creador del Instituto de Neurología Cognitiva, presidente de la Fundación INECO, exrector de la Universidad Favaloro​ y director del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro. La eminencia de la Neurociencia se preguntó cómo podía ser que los mozos argentinos recordaran tantos pedidos sin anotar.

“Al parecer, tras años de entrenamiento, aprenden a construir un mapa mental que vincula la cara de sus clientes con un lugar en la mesa. Y esto fue determinado por un estudio, que fue tan innovador que otros investigadores la califican de “antropología experimental” o de “neuropsicología social” porque, en lugar de llevar a los mozos a un laboratorio, como suele hacerse, lograron dilucidar sus procesos cognitivos “en vivo y en directo”.”

Por otra parte, para Diego Golombek, investigador en neurociencias y ritmos circadianos, que no participó en el trabajo, la investigación muestra que los mozos emplean más una estrategia de memoria espacial, que de reconocimiento de caras.

Mozos de La Biela
“Lo más importante en el tema de la memoria es querer el trabajo que hacés. Amar tu oficio es fundamental para aprender a ejercitar la memoria y retener los pedidos.”

“No uso ninguna mnemotecnia. Uso las sonrisas y la buena disposición porque una buena atención es clave para hacer bien tu trabajo.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

Disfruta de uno de los café notables más prestigiosos en el corazón de Recoleta.

Categorias
RRSS
Post populares